miércoles, 2 de julio de 2014

Andrés Scotti: “Lo que se vivió allí, se hace difícil de trasladar a las palabras”


2 de julio de 2010. Los compatriotas se unieron en un abrazo de emoción. Uruguay enfrentaba a Ghana por los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica en el Estadio Soccer City de Johannesburgo. En las tribunas, se juntó el continente africano para conseguir algo histórico. En la cancha, 11 fieras celestes ingresaron con el objetivo de jugar una semifinal, instancia que le fue esquiva a la selección uruguaya desde México 70.

Andrés Scotti, zaguero de la celeste en ese torneo, era suplente. En el correr del primer tiempo, Diego Lugano –capitán– se lesionó y tuvo que abandonar el campo de juego. Se realizó la variante y antes de que cayera el telón de la primera mitad, Sulley Muntari colocaba el 1-0 parcial. A partir de allí, la emotividad fue aumentando.

Opinar habló con el exdefensa de Wanderers, Argentinos Juniors, Colo Colo y un reciente pasaje por Nacional, y nos contó más sobre lo vivido en el campo de juego en los 90 minutos, el tiempo suplementario y los penales.

-A cuatro años del encuentro, ¿qué recuerdos te quedaron?

Fue un momento especial. Esas cosas son inolvidables y van a quedar como un recuerdo eterno. De lo que más me voy a acordar es del vestuario. Parecíamos gurises chicos, todos emocionados. Realmente tuvo su toque mágico. Sinceramente, lo que se vivió allí, se hace difícil de trasladar a las palabras.

-Minuto 38 del primer tiempo. Se retiró Diego Lugano, e ingresó usted. ¿Se imaginó que iba a tener su chance cuando lo vio lesionado?

En realidad, se lesionó en el minuto 25, por ahí. No estábamos calentando, pero el Maestro me mandó a correr solo. Después me dijeron que no era nada, aunque al rato pidieron el cambio. Por suerte salió un lindo partido y lo pude disfrutar desde adentro.

-Parecía complicarse un poco el asunto porque a poco de jugarse los descuentos, Ghana puso el 1-0. La Jabulani hizo un efecto tan extraño que dejó sin posibilidades a Fernando Muslera…

Sí, encima nos metieron el gol, pero logramos mantener la calma. El grupo se mostró tranquilo y consiguió revertir el resultado a su favor.

-Luego pasó el alargue, lo que todos sabemos, hasta que llegaron los penales. Lo anotaron en la lista de lanzadores y no defraudó. ¿Ya tenía claro a dónde iba a patearlo?

Era una pelota complicada. Ese día me concentré para que la pelota no se levantara y que vaya baja, principalmente, a la izquierda del arquero. Me salió un poco al medio, pero el objetivo primordial era que no fuera tan alta la Jabulani porque ante una mínima presión en el impacto se iba lejos. Cuando la pelota entró, logré descargarme un poco.

-Tras el remate, regresó al medio del campo donde estaban todos los muchachos y llegó el famoso quinto penal. ¿Qué pensó al momento de la definición de Sebastián Abreu?

Estaba convencido de que la iba a picar. Lo hizo en la semifinal de la Copa América 2007 (ante Brasil), pero en este fue tan tranquilo, hasta con cierto margen, que puso a todo el mundo nervioso. El Loco en ese sentido tiene una personalidad bárbara y afortunadamente después salió todo redondo. Hiciera lo que hiciera, lo que más deseaba fue que la pelota tocara la red.

-Las emociones que se vivieron, tanto en Sudáfrica como en Uruguay, marcaron un antes y un después en el cariño de la hinchada con este grupo que, hoy en día, sigue recibiendo muestras de afecto…

La adhesión y la entrega, son algunas de las cosas que la gente reconoce. Por suerte el plantel devolvió eso y también le dio esa pasión por la camiseta, el dejar todo para ganarse un lugar. Es mérito de Tabárez también, por llevar cierto orden a nivel organizativo en la preparación de las selecciones. Ese es el gran premio de todos estos años.

-Sea dentro o fuera de la cancha, ¿vivió otro partido similar al Uruguay-Ghana?

Sí, con Argentina en la Copa América tuvo esos matices. Tuve que entrar, nos habíamos quedado con 10 jugadores y varias cosas más. Nuevamente salió redondo. Igual, queda claro que no siempre se disfrutan las buenas, también están las malas.

-Esto último que contas es clarísimo. ¿Le gustaría que haya, en otra competición oficial, un cotejo similar a estos o si se pueden evitar, mucho mejor?

(Risas) No, al uruguayo siempre le va a costar todo. Lo fundamental es poner el pecho cuando todo va bien y cuando no va tan bien. Este tipo de jugadores siempre demuestra ese carácter, por eso le tengo mucha confianza.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario