viernes, 18 de julio de 2014

Héctor Burguez: “No somos tan buenos los que estamos, ni eran tan malos lo que estaban”


Volvió, pero esta vez, Liverpool vive una situación diferente. Héctor “Pirucho” Burguez, quien estuvo en la institución hace unos años, es uno de los colaboradores del cuerpo técnico encabezado por Alejandro Apud y retornó para entrenar a los arqueros de la institución. Opinar dialogó con el ex Millonarios sobre la nueva oportunidad en el negriazul y mucho más.

-¿Imaginaba ver al club preparandose para un campeonato de ascenso? Teniendo en cuenta que a lo largo del tiempo, se arraigó mucho a la primera división y parecía ser imposible lo que terminó sucediendo.

Jamas. No pasó por nunca mi cabeza, menos con el proyecto que tenía. El fútbol tiene esas cosas y sentí que era el mejor momento para aportarle cosas a un equipo que quiero mucho, más allá de haber pasado con buen suceso, porque soy hincha desde chiquito. Nos embarcamos en un proyecto, en el cual tenemos las armas y argumentos necesarios, para llevar a Liverpool lo más rápido posible a primera división.

-En estas situaciones, ¿es mejor recurrir a aquellas personas que tengan sentido de pertenencia?

Yo que se. Pasa de todo un poco. No somos tan buenos los que estamos, ni eran tan malos lo que estaban. Hay que tener una mixtura. Siempre son bienvenidos los que se sienten identificados con una institución. Este barco tiene que funcionar como sea para que los futbolistas puedan crecer y retornen al círculo de privilegio.

-¿Es fácil o es complicado dirigir a tres arqueros importantes como Guillermo De Amores (guante de oro en el último Mundial sub 20), Sebastián Britos (guardameta con pasaje internacional) y Rodrigo Rodríguez (preseleccionado en la actual selección juvenil de Fabián Coito)?

Es un placer. Tener la posibilidad de trabajar con buenos arqueros es un orgullo y más con los logros que tienen. No hay misterios, hay que ayudarlos de la mejor manera, con las vivencias que uno tuvo como jugador y entrenador, para que sean mejores semana tras semana. Si ellos se superan como goleros, lo mismo va a pasar conmigo siendo entrenador.

-Se habla que el torneo de Segunda División Profesional, es diferente al de la Divisional A. ¿En qué cambia?

En la expectativa, el entorno, las canchas y los rivales. Hay que adaptarse rápidamente porque hay que jugar contra todo y contra todos. De repente encontras cuadros que son superiores, pero vos sos el grande de la categoría. Respetando a todos, el candidato por historia y por lo que es en sí, es Liverpool. Tenemos que tomar la responsabilidad de esa forma y tenemos que estar acorde a eso porque es así, arrancamos los entrenamientos con un mes de anticipación y tendría que sumar.

-Dejando un poco de lado el trabajo diario. Es conocido su vinculo emocional con Colombia –de hecho el año pasado lo homenajearon allí– ya que tuvo un pasaje exitoso en ese país. ¿Cómo vio la actuación de Pekerman y sus dirigidos en Brasil 2014?

Terminé muy feliz. Es una relación que va más allá de lo deportivo, tengo tres hijos colombianos y estoy seguro que me traje un pedacito de su país. Su fútbol viene haciendo las cosas bien hace mucho tiempo. Tiene buenos estadios, en la liga hay siete equipos grandes, los cuales son candidatos a pelear el título, siempre hay algún club chico que se entrevera, pero faltaba alguien que pusiera el orden y un proyecto y ese fue Pekerman, quien encontró el momento y los jugadores para hacerlo. La generación es riquísima, incluso realizaron buenas campañas en el exterior. De los 23 futbolistas del plantel, 21 son de equipos de afuera. La gente se merecía una alegría, de hecho pudo haber sido mayor si no se topaba con Brasil y si hubiera tenido a Falcao (su máxima estrella), disimularon bastante bien su ausencia, por más que la terminaron sintiendo.

-Costa Rica también se benefició con el toque que identifica el fútbol de ese país. Jorge Luis Pinto y sus muchachos sorprendieron a más de uno…

Sí, es un gran entrenador, muy estudioso. Siempre miró y analizó a la perfección a sus rivales. Cuando muchos decían que Costa Rica era la cenicienta del grupo, en lo íntimo comentaba que era difícil no iba a ser sencillo ganarle. Así es el fútbol, muchas veces te reconocen más fuera del país, hay momentos que se deben aprovechar y Jorge lo está haciendo. Quien lo conoce y sabe cómo se maneja en la vida, se queda muy contento.

-¿Cómo fue vivir el partido de octavos de final entre Uruguay y los cafeteros?

Nos ganaron jugando al fútbol. Fueron superiores en todas las líneas desde el primer minuto, algo que nos faltó a nosotros. Fue durísimo el partido, yo quería que ganara Uruguay y los niños estaban en la duda. Al fin y al cabo, ganó el mejor y contra Brasil terminé haciendo fuerza por Colombia como si fuese un hincha más. Les voy a estar eternamente agradecidos, debo mucho de lo que me enseñaron y me siento identificado.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario