jueves, 10 de julio de 2014

Los goles de Balsas, los centros de Juan Pablo


Racing inició la pretemporada con la presencia de dos viejos conocidos: Sebastián Balsas y Juan Pablo Rodríguez. El primero, ya venía trabajando con el plantel desde el Clausura 2014 y el segundo retornó por amor a la camiseta. La dupla que compartió cancha entre 2008 y 2009 regresó y lo hizo para dejar su huella en el Parque Roberto.



Sebastián Balsas: “me entró la nostalgia por los momentos espectaculares que vivimos juntos”

-Por más que llegó hace seis meses, este año va a marcar su regreso al club…

Sí, yo llegué el semestre pasado, con muchas ganas de incorporarme al grupo. Como venía de un par de operaciones, el regreso me costó un poco más de lo que pensaba. al poco tiempo se me inflamó la rodilla. Terminé haciendo cinco o seis partidos en tercera división. Estoy muy agradecido a Ney Morales y a todos los chicos porque me brindaron la oportunidad de recuperarme. Desde afuera se vivió hasta el último momento el tema de la permanencia y sinceramente quedé muy contento del planteo del cuerpo técnico ya que no era habitual. Al grupo le gustó, captó la idea de entrada y por más que no estuve adentro, pude aportar desde afuera con aliento a los compañeros. Ahora hay que encarar de otra manera el torneo.

-¿Cómo está desde el punto de vista anímico?

Bien. Cuando surgió la posibilidad de venir a Racing, me encantó que estuviera Alejandro Martínez –quien consiguió mi máximo rendimiento físico–. Ni hablar que es muy lindo que regresen Juan Pablo (Rodríguez) y Rodrigo (Brasesco) y reencontrarnos con Jorge Contreras, Ernesto (Dudok), el Lalo (Aguilar). Lo conversé hace un tiempo con los chicos, me entró la nostalgia por los momentos espectaculares que vivimos juntos. Hay un lindo plantel, se mantiene la base del año pasado con jugadores que tienen un nivel increíble y un futuro enorme, por nombrarte alguno: Agustín Gutiérrez, Cristian Tabó, Jesús Trindade, Mauricio Affonso, Luis Gorocito, pero parece que se nos va. Es una camada muy buena. Quizás la mezcla de juventud con experiencia es excelente. En el Apertura, al no tener una pistola apuntando a nuestras cabezas, hay más libertad para igualar o mejorar lo que se hizo el torneo pasado.

-Mencionó como fundamental el retorno de uno de los ídolos de la institución. ¿Qué significa para usted el reencuentro con el exvolante de Gimnasia de La Plata, All Boys, entre otros?

Más que un compañero, es un amigo. Siempre fue un gran apoyo, similar al de un hermano mayor. Recuerdo que cuando arranqué en 2007 era mi taxi, hoy en día también lo sigue siendo. A su vez tuvo palabras de consejo cuando extrañaba a mis padres y mis hermanos, quienes están en España. Él, incluso estuvo en un momento muy doloroso, cuando me sucedió lo del robo. Fue uno de los primeros que me llamó para ponerse a las órdenes ante cualquier situación y de esas cosas no me voy a olvidar nunca.

-¿Qué me puede decir de Xavier Páez? Una de las grandes promesas de la institución que, de a poco, se acerca al grupo principal.

Es un muchacho espectacular, dentro y fuera de la cancha. Me tocó jugar algunos partidos con él y se nota que tiene unas cualidades impresionantes. Va bien por arriba, es rápido, le gusta escuchar y siempre está dispuesto a que uno lo aconseje. Es uno de los valores que tiene el club, espero que tenga la oportunidad muy pronto.

-¿Qué objetivos se trazó de cara al campeonato uruguayo venidero? ¿Se puede soñar en un retorno a las copas internacionales?

Mirá, recién empezamos los entrenamientos. No hablamos aún de los objetivos grupales. Capaz que no te puedo decir cuál es la meta de Racing porque no estaría bien, pero a nivel personal –te soy sincero– mi intención es pelear arriba porque empezamos todos de cero. Aparte hay un grupo lindo, que me tocó compartir desde el campeonato de la B en 2008 hasta la Copa Libertadores 2010. Estoy con todas las ganas, me siento un nene chico que disfruta de todo. Podemos hacerle partido a cualquiera, como se hizo la temporada pasada, con la intención de lograr la permanencia. Eso sí, si en el primer y el segundo partido no se consiguen los resultados que pretendemos no hay que desesperarse.



Juan Pablo Rodríguez: “Fueron momentos complicados para tomar resoluciones, pero aquí estamos”

-¿Volvió para quedarse? Hace seis meses se hizo el esfuerzo, la situación era diferente –en cuanto al puntaje– pero llegó una oferta interesante y era difícil desecharla.

Sí, igual no pasó por la situación del puntaje. El semestre pasado tenía ganas de quedarme, pero salió una posibilidad que no era muy común desde el punto de vista económico. Ahora pensé en pegar la vuelta para ayudar al club que tanto quiero y tanto amo.

-Se dice por allí que All Boys insistió –hace muy pocos días– en reiteradas oportunidades para que vaya de nuevo, sin embargo el amor por la camiseta se colocó por encima de las oportunidades…

Gracias a Dios en Argentina quedó una muy buena imagen, no solo en All Boys. Por ahí tuve mejor paso allí que en otro lado y a eso se debe la insistencia. Es real, sin embargo me tira Racing y que la familia disfrute en Uruguay. Fueron momentos complicados para tomar resoluciones, pero aquí estamos.

-Con 32 años, vigente para estar en un campo de juego, ¿regresó al paisito con las ganas de instalarse definitivamente o si surge otro llamado puede armar las valijas nuevamente?

Cuando se vuelve, lo primero en que se piensa es en aportar un granito de arena en el lugar que más amo, donde hice todas las inferiores y debuté profesionalmente, como forma de agradecimiento. A su vez, no quería volver cuando esté en las últimas, porque la ilusión más grande es la de ser campeón. Más aún luego del año que pasó el club. Son seis meses, quiero que Racing vuelva a ser protagonista y que salga de la pelea de los descensos.

-¿Qué logró adquirir en su juego durante el largo lapso de tiempo jugando en el exterior?

Fueron cinco años y medio en el exterior y adquirí mucha experiencia. Desde que me fui con 26 años, crecí y aprendí, aunque eso se va a ver dentro de la cancha, pero las ilusiones siempre están.

-¿Cómo fue vivir las campañas de La Academia a la distancia? Por más que su familia se vinculó directamente a la institución hace un largo tiempo, ¿fue difícil compartir algunos momentos complicados?

La verdad, mi hermano era el que me ayudaba con el minuto a minuto de los partidos. Hay mucho cariño y mucha adhesión. Soy hincha, no te lo tengo que andar diciendo, y lo vivo así. Los últimas fechas del Clausura los ví desde la tribuna y se me escapó alguna puteada, cosa impensable si estoy dentro de la cancha como profesional (risas). Te respondo, es difícil vivirlo desde lejos. Hay que seguir construyendo un equipo que en 2010 apuntó hacia un objetivo importante y lo consiguió.

-¿Qué pudo hablar con Mauricio Larriera y el cuerpo técnico desde que arribó? Porque no hay que olvidar que viene trabajando con el grupo hace un tiempito.

Primero que nada, estoy agradecido a él porque el que define las incorporaciones aquí es Mauricio. Si el técnico no quiere a un jugador, no viene. Estoy muy contento de que se haya fijado en uno para que pueda pegar la vuelta. En la interna se dicen muchas cosas, pero más o menos me comentó que mi llegada podría aportar experiencia a toda la gente joven que tiene el plantel.

@MathiRosello 

No hay comentarios:

Publicar un comentario