martes, 10 de febrero de 2015

Bohemio, pero alegre


Contra el piso y mimando a la pelota. Así le gusta jugar a Alfredo Arias. Para jugar al fútbol, término muchas veces tergiversado en materia futbolística, se necesita capacidad y alegría, ¿por qué no? En esto último hace énfasis el cuerpo técnico de Wanderers, el cual inició su cuarto año de trabajo, en un deporte que tritura técnicos y habla cada vez menos de proceso.


Para mí es un mimo al ego y un reconocimiento a lo hecho durante el primer semestre. En la segunda parte lo intentamos repetir, pero no pudimos. Es más, estuvimos lejísimos. Me honra como cabeza de cuerpo técnico, porque hay un equipo detrás que también se lo merece, y me enorgullece trabajar con un plantel increíble y a un club como Wanderers que me abrió las puertas hace seis años, si contamos lo realizado en formativas”, destacó el mejor entrenador de 2014, junto a Álvaro Gutiérrez.

Ganar muchas veces no es lo más importante, es lo único. Por ello, a veces el futbolero discrepa con las ideas tácticas tan inverosímiles al momento de observarlas. Por citar a los dos mejores entrenadores del año pasado, el ejemplo es el más claro. “Eternamente se ganó de todas formas. Las ideas y los estilos son diferentes, incluso en la variación de un técnico al otro que compartan el mismo punto de vista. La cuestión es encarar de una manera, trabajarla y llevarla a cabo siempre”, explicó el exjugador de Peñarol, Nacional, Wanderers, Liverpool, entre otros.



Victor Guala, quien es ayudante técnico de Árias, señaló que “empezamos a ver jugar al fútbol con Van Gaal, Guardiola y Cruyff. Capaz que ahora también con Ancelotti en Real Madrid. A mi me gusta verlo, pero, ¿qué hacen ellos? Tienen una explosión en contraataque extraordinaria. Todo está bárbaro. Cualquier forma para vencer es comprensible, pero hay que practicarla y respetarla”.

El exarquero, nacido en Rocha, forma parte del equipo de trabajo en el elenco bohemio y más allá de las diferencias, la mentalidad es similar a la cabeza del grupo. “Lo que me cayó a medida, fue la presencia de Alfredo. Él mira al fútbol con una filosofía totalmente distinta. Ojo que al lado suyo está el Samanta Rodríguez, otro que tiene una visión extraordinaria. Quizás no es tan nombrado porque Arias es la cara visible, pero lo que hacen los compañeros del cuerpo técnico es maravilloso. Wanderers literalmente juega al fútbol, no entrenamos corriendo, lo hacemos jugando”, indicó.

Hay que identificar una identidad futbolística para los cuadros y que estos encuentren a su técnico. Durante el segundo quinquenio de Peñarol, es fueron cambiando los entrenadores, pero el trabajo táctico y con pelota era similar. Nacional quiso armar algo y ahora lo está encontrando de a poco con el Guti. Hay que ver cuánto le dura, sino no tiene mucha gracia. Ojalá que esté durante toda la vida porque Álvaro es terrible tipo y un profesional de la hostia”, agregó citando ejemplos muy conocidos en el Uruguay.

¿Por qué aferrarse a la idea de divertirse, de jugar y no pensar solo en el resultado y los tres puntos? Pep Guardiola señaló en varias entrevistas que lo lúdico en el fútbol se fue perdiendo, solo pensando y enfocando a los profesionales en el simple objetivo de obtener un resultado, un campeonato o nada más que tres puntos. “Nombrarlo a él es coincidir plenamente con sus pensamientos y con lo que dice. Es un tipo que ganó todo y se impuso con jugadores de diferentes culturas, costumbres, etc. Hay que sacarse el sombrero” “La palabra juego habría que buscarla en el diccionario y analizar su raíz porque es algo que se va perdiendo durante la carrera de un futbolista, técnico, dirigente y hasta de los hinchas. En muchas oportunidades se deja de jugar por buscar un resultado. Si todavía se puede disfrutar y alcanzar el objetivo, que es lo mismo que hace él, es doblemente positivo. Para los demás técnicos nos cuesta un disparate”, confesó.

Por su parte Guala otra vez coincidió y su forma de ver el fútbol la trasladó a la diaria. “Entrenar tiene que ser una alegría. De ahí nace el fútbol, sino no vas a poder jugar. Si bien existen obligaciones, el estar contento es fundamental. Fijate una cosa, capaz que ganar es lo primordial, ya que lo exige la competencia, si no le pones un toque de humor siempre vas a estar desganado, con mala cara, tratando de lastimar a un rival y cosas de esas”, concluyó.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario