jueves, 26 de marzo de 2015

Juan Alsina: “Ver a los hinchas llorando de la emoción, me dejó sin palabras”


57 años pasaron para que Sud América, el equipo de la epopeya heroica (tal como lo definió Julio Toyos), fuese más que Nacional y Peñarol. En la segunda fecha del Clausura visitó el Parque Central y se adueñó de una fiesta ajena. Un mes más tarde, ese pequeño gigante del fútbol fue a un Monumento Histórico del Fútbol Mundial y dejó su sello al igual que varios campeones de América y del Mundo.


Juan Alsina, defensa del conjunto naranja, charló con Opinar y confesó su alegría por haber conseguido dos triunfos muy importantes. “No lo puedo creer. Siento una gran alegría porque estos compañeros son lo más grande que hay”, señaló.

Sufrimos más de la cuenta. Ellos se nos vinieron con todo, aparte nos echaron a un compañero, yo tenía amarilla y el árbitro cobró un montón de faltas en contra y casi ninguna a favor. Pero tuvo un sabor especial porque nos llevamos tres puntos desde el Estadio Centenario”, analizó sobre el cotejo que finalizó favorable para la IASA.

Utilizando al cronómetro como estrategia, buscando solucionar un calambre, etc. cualquier elemento sirve para culminar favorablemente un encuentro. De todas formas, Alsina confesó que los instantes finales, son los más difíciles y la adrenalina es mayor. “Parece como si estuvieras jugando una hora más. Miraba el reloj y no se movía. Por suerte fueron menos minutos de descuento, hubo una diferencia importante al partido con Nacional, ahí dieron como siete u ocho”, confesó.

¿Cómo se empezó a trabajar la hazaña ante el albo y el mirasol? El día de, fue la visita a La Blanqueada. “Hicimos un click y nos dimos cuenta de lo que podíamos porque le ganamos a un grande en su casa y con toda la gente en contra. Eso nos sirvió para encarar el torneo de otra manera”, indicó el canterano del, hoy extinto, Huracán Buceo.

Por su parte, también aclaró que la caída ante el Bicho Colorado, previa al juego con Peñarol, significó un golpe con consecuencias positivas para Jorge Vivaldo y sus dirigidos: “La semana había sido muy buena, estábamos muy metidos en el asunto, mucho más después del bajón que tuvimos contra Rentistas. La única que quedaba, era salir adelante y estar unidos con garra y corazón”.

No solo hubo un antes y un después en lo grupal, a nivel personal se instaló en la defensa, en principio por la baja de algunos futbolistas, y en definitiva no salió más de la oncena. “Este grupo siempre está dándole para adelante al que juega y al que no. La competencia es muy sana y no se genera ningún quilombo porque estamos todos para la misma”, puntualizó al respecto.

Una de las imágenes más repetidas al finalizar cada partido del buzón, es que los fanáticos esperan a sus jugadores y los aplauden como si fuesen héroes, sea el resultado que sea. En momentos de bonanza, Alsina agradeció el apoyo y sostuvo que “ver a los hinchas llorando de la emoción me dejó sin palabras, mucho más vivir esto después de tanto tiempo. La verdad, es un regalo hermoso para ellos y para mí”.

En la Escuela Naval, la mesura es moneda corriente. El cuerpo técnico siempre demostró una imagen de paz y de respeto, pero cuando los objetivos se ponen sobre la mesa y la gente comienza a ilusionarse, puede abrirse una puerta a la ilusión y soñar en grande.

Lo más lindo sería entrar a una copa internacional. Para Sud América sería un logro importantísimo, pero no nos podemos descuidar del descenso”, concluyó.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario