miércoles, 4 de marzo de 2015

Leandro García Morales: “Era una etapa que debía pasar y ya quedó atrás”

FOTO: García Morales acompañado con Federico Bavosi,
jugador de Malvín.

Cuenta regresiva. Los almanaques se llenaron de marcas y días tachados, principalmente en la Avenida San Martín. En algún momento de la Fase Regular y Super Liga, se temió con que no llegara, sin embargo, volvió y lo hizo con todo. Olimpia fue el primer rival que lo padeció, y todo dicho, Aguada a los cuartos de final de la Liga Uruguaya de Basketball.


Opinar charló mano a mano con Leandro García Morales, una de las máximas figuras del deporte de la pelota naranja y contó las sensaciones de su vuelta a vestir la camiseta rojiverde y las vivencias en esos días en los que miraba a sus compañeros desde la tribuna.

-¿Cómo está después de su lesión y luego de disputar sus primeros partidos en el año?

Físicamente muy bien, siguiendo con la recuperación. Por suerte tuvimos unos días para entrenar y descansar. La idea es prepararme de la mejor manera y enfocarme con todo en esta última parte.

-Los entendidos en términos basquetbolísticos hablan de una “zona caliente”, a partir de los octavos de final. ¿Comparte con ese calificativo?

Sí, me parece que desde que se empiezan a disputar esos encuentros que, si ganas seguis y si perdes quedas afuera del campeonato, se vive de otra manera.

-Salvo la caída del otro día, retornó con resultados positivos.

Sí, sin dudas que la serie es muy pareja. Vamos a ver cómo sigue, la intención es mejorar grupalmente y ver si podemos pelearla.

-Imagino una respuesta, pero, ¿qué tan difícil fue seguir a los compañeros desde afuera? ¿Tuvo que luchar contra el yo interior que deseaba meterse al rectángulo de juego?

Se me hizo difícil. De todas formas era una etapa que debía pasar y ya quedó atrás. Estuve bastante cerca del equipo, en todo momento, no trabajé solo –salvo en la primera parte–. Luego, hace aproximadamente tres meses, vengo entrenando al lado de ellos.

-Desde un punto de vista físico, algunos jugadores sufrieron algunos problemas durante la Liga. ¿Pasó por su cabeza el hecho de no regresar y esperar una temporada más?

No. Independientemente de los inconvenientes que tuvimos con las lesiones, particularmente yo no sufrí ningún contratiempo. Corrí en los parámetros normales de la puesta a punto.

-Igual apuntaba al tema de los resultados. ¿Sintió que los Playoffs se alejaron en cierto momento?

Se complicó bastante. En ciertas etapas estuvo muy difícil. El grupo, dentro de todo, siguió compitiendo y producto de estas lesiones que hablábamos y por no ensamblar al equipo finalizamos en la sexta posición que nos llevaron a tener cruces durísimos. Si hubiésemos tenido mejor suerte al principio, de repente con otro posicionamiento era más accesible.

-Un jugador de su clase y que ya vivió mucho dentro del basket. ¿A qué apunta? ¿Sigue soñando con un pase al exterior o luego de la lesión ya piensa decididamente en quedarse por acá?

No, cuando salgo lo hago por un período corto. Nunca considero irme para quedarme por mucho tiempo, más allá de las ofertas que existan. Cuando termina la Liga Uruguaya uso algunos meses de la temporada para jugar en otro lado, pero al menos este año y el que viene, tengo pensado seguir en el país.

-¿Por el momento tuvo en consideración alguna propuesta o está enfocado en Aguada?

Hasta que no termine el torneo no mantengo contacto con ningún club, ni recibo llamados.

LGM y el fútbol

¡Que suplentes! Bavosi, García Morales, Tabárez, José
Herrera (P.F.) y Mario Rebollo.


El miércoles 25 de febrero, García apreció de imprevisto en el Complejo Uruguay Celeste y observó la igualdad del combinado sub 17 ante el plantel principal de Cerrito. A su vez, habló largo y tendido con Óscar Washington Tabárez, el entrenador de la selección mayor.

Obviamente que me gusta el fútbol. Vine a saludar al profe Guillermo Souto, quien estuvo trabajando en Aguada. Lo conozco desde hace un tiempo y me vine a charlar un rato con él”, comentó apenas arribó al centro de entrenamientos ubicado en la Ruta 101.

A su vez, se permitió hablar del balompié en sus inicios, siendo un botija, hasta que eligió ser triplero y figura. “Desde muy chiquito probé, pero no pasé del baby fútbol”, señaló con una sonrisa cómplice.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario