viernes, 26 de junio de 2015

"Las finales son especiales"


#ZonaNaranjaEnOpinar
Tras coronar la última temporada, a nivel de mayores, como uno de los mejores en su rubro, Gonzalo Salgueiro viajó a Argentina a formar parte del Premundial sub 16 y, por si fuera poco, dirigió la final en la que Estados Unidos venció a Canadá 77 a 60. ZN habló con el compatriota y repasó la experiencia.


¿Cómo calificaría su actuación durante el campeonato? 

La experiencie fue más que positiva. Sobre todo, teniendo en cuenta que era mi segunda participación internacional en este tipo de competencias. Mi rendimiento fue ascendiendo partido a partido, hasta llegar a obtener el reconocimiento de poder dirigir la final del Torneo.

Durante el campeonato, ¿veía la posibilidad de arbitrar la final? 

Si me lo preguntabas en lo previo al torneo, te decía que no me esperaba. Más sabiendo que era una de mis primeras oportunidades en el exterior y porque recién tengo 6 meses de árbitro FIBA, incluso, a mi lado tenía árbitros con mucha más experiencia que yo, pero en el correr de los días, después de haber recibido muy buenas devoluciones de Geraldo Fontana (director de FIBA Américas) tenía la ilusión de poder llegar y se me dio.

En este tipo de ocasiones, ¿a los partidos definitorios se los toma como un partido más o son considerados especiales? 

Tal como lo hacen los jugadores, los árbitros también preparamos una final de manera especial. Te dormís pensando en cómo se puede dar el partido y cuando te despertás, lo mismo. Aparte, la charla que tenemos antes del encuentro es más larga y profunda, analizamos los jugadores que vamos a dirigir, la forma de juego de cada equipo, así como el comportamiento de los entrenadores. Definitivamente, las finales son especiales.

¿Cómo fue su camino hasta llegar a la final? ¿Qué partidos dirigió? 

Dirigí otros 4 partidos: el debut del local Argentina contra México en la primera fecha, en la segunda etapa Estados Unidos-República Dominicana, en la tercera Brasil vs EEUU; y la semifinal entre Argentina y EE.UU.

¿Cuál considera que fue el partido más difícil?
                                            
La semi, porque Estados Unidos venía vapuleando a todos sus equipos y Argentina estaba en su casa con su gente, entonces no quería sufrir lo mismo. Las acciones por momentos se fueron poniendo muy asperas y el juego fue bastante friccionado, con algún acto indisciplina entre medio, pero supimos cortarlos a tiempo.

¿Siente que esta experiencia lo potenció, pensando en lo que se viene?

Sí claro, no solo a nivel profesional, sino que también me hizo crecer a nivel personal. Talvez me dé la posibilidad de llegar a participar en otros torneos venideros, como pueden ser la Liga Sudamericana de Clubes en el segundo semestre de este año o la Liga de las Américas a principios de 2016.

¿Cuál es el rol de un árbitro en un encuentro de Formativas? ¿Hay diferencias tomando como comparación la Liga Uruguaya o el Metropolitano? 

Depende de que edades de formativas estemos hablando. Si pensamos en categorías como el U14, o por debajo de ésta, entiendo que el árbitro debe ser más docente, es decir, tiene que dejar de lado la autoridad para enseñar las reglas. Ya en el U16 o superiores, en las que estamos hablando de adolescentes, tenemos que marcarles las pautas de lo que pueden hacer y lo que no, sobre todo para que cuando lleguen a jugar en Liga Uruguaya o Metropolitano te conozcan y tengas el respeto ganado de parte de ellos y que obviamente debe ser bilateral.

¿Cuánto cambia dirigir torneos locales e internacionales (en este caso con selecciones)? 

Las reglas son las mismas, pero el juego no. En el exterior, principalmente en el más alto nivel, los jugadores se dedican a jugar y los entrenadores a dirigir a su equipo, por ende no se enfocan tanto en protestarle un fallo a los árbitros, así la tarea se nos hace más sencilla. A nivel local, sobre todo en Torneos donde hay menor calidad técnica, como el Metropolitano, los juegos se hacen más físicos y ásperos, por ende nosotros tenemos que estar bien atentos a ese tipo de contactos e intentar cortarlos rápidamente, para que los juegos no se degeneren y se pueda mantener el control del partido.

¿Logró tener una buena adaptación con el resto de los árbitros?

La verdad, se armó un muy lindo grupo. Nos integramos rápidamente, se vivía en un ambiente de confraternización y camaradería muy bueno y lográbamos compartir anécdotas y vivencias con colegas de todas partes del mundo, como Italia, Estados Unidos, Canadá, Dominicana, Puerto Rico, México, Colombia, Venezuela, etc.

¿Siempre se mantuvo en una terna o fue rotando de asistentes? 

En mi caso todas fueron diferentes y me pareció positivo. No solo para conocer la forma de arbitrar de otros colegas, también para mejorar la capacidad de adaptarme a la forma de pitar que tenía cada uno de ellos.

¿Qué objetivos se traza de aquí a un corto/largo plazo?

Tengo la aspiración concreta de poder dirigir en Liga Sudamericana de Clubes y en Liga de las Américas otra vez. Pensando más a largo plazo, mi ilusión es algún día llegar a dirigir un Mundial o en los Juegos Olímpicos, pero es como todo, hay que ir paso a paso.

¿Cómo me suscribo a Zona Naranja?

Para recibir la revista todas las semanas, contáctese a través del 2203 30 61 o el 2209 78 46. Abonando $220, los viernes llegará “el semanario que el básquetbol esperaba” a donde usted decida (en Montevideo o el resto de los 18 departamentos).

@MathiRosello 

No hay comentarios:

Publicar un comentario