jueves, 24 de septiembre de 2015

Cómo ser técnico de un equipo que no juega


Carlos María Morales enfrenta un nuevo desafío. Tras su primera experiencia como entrenador en el Uruguay, al frente del plantel principal de River Plate, encara su segunda temporada como entrenador de Miramar Misiones, que busca volver a Primera.


Morales se tiene confianza para encarar el torneo de la B y tratar de ascender. “Se armó un gran equipo, con mucha experiencia, para poder pelear el ascenso. Esa fue mi idea desde el principio y por suerte se ha ido cumpliendo”, dijo.

La preparación se alargó un poco y para los jugadores pasa a ser algo fastidioso. Lo más importante es que los entrenadores debemos convencerlos para que sepan que puede ser clave en el campeonato que se viene y cada semana que pase va a tener un objetivo específico que es llegar al 100%”, manifestó Morales.

Hace cinco meses que Miramar no tiene competencia. “Eso es bravo”, admitió pero dijo que “hay que adaptarse a las reglas de los dirigentes, quienes están muy equivocados y creen siempre tener la verdad. Es fastidioso entrenar, entrenar y no competir”.

Para el técnico “la cosa es clarita” para definir los inicios de los torneos de ascenso. “Una vez que se terminan los campeonatos, ya se tiene que pensar en el otro. Si hoy finaliza todo, mañana debe haber un proyecto con la fecha de inicio y más. Luego sí pueden irse de vacaciones, no como hacen ahora que primero se van, regresan, no se ponen de acuerdo y se prolonga todo”, dijo.

Siempre dije que hasta que los directivos no sientan lo que es ponerse una camiseta dentro de un campo de juego, seguirán siendo personas de saco y corbata que terminan decidiendo porque tienen el poder”, añadió Morales.

El rol de docente

Durante la pretemporada en Treinta y Tres, Morales brindó una conferencia sobre preparación de futbolistas.

La gente fue muy servicial, nos atendió muy bien. Sobre todo porque era la primera vez que un equipo de la capital iba a entrenar en el departamento”, recordó.

Morales habló ante más de 100 personas y aseguró que fue “hermoso”. “Yo en México tenía varios antecedentes de hablar con empresas y gente vinculada al fútbol. En Uruguay solo hice en una oportunidad, hace tiempo en el Colegio Cervantes. Ahora se dio otra chance”, contó.

Lo hice para recompensar todo el cariño que nos brindaron en esa semana y me sentí muy orgulloso”, concluyó.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario