viernes, 11 de septiembre de 2015

“El compromiso nunca estuvo en tela de juicio”


#ZonaNaranjaEnOpinar
Larrañaga regresó al Metropolitano con el objetivo de darle confianza a los jugadores de la casa y consiguió esto y mucho más. Pese a que la Liguilla no fue la deseada por los hinchas y allegados, Gonzalo Fernández aclaró en diálogo con Zona Naranja que lo principal era el crecimiento de los jugadores.


¿Qué balance realiza de la temporada?

Quedamos muy conformes con lo que ocurrió a lo largo del torneo. Ahora no tanto porque, lamentablemente, no pudimos ganar. Hicimos buenos partidos, pero la lesión y los inconvenientes que tuvo el extranjero nos condicionaron un poco al final del torneo y el recambio no logró plasmar la misma idea que tuvimos con Alejandro Reinick.

¿Se sintió la ausencia del “Colorado”?

Ni que hablar. Era un tipo sumamente profesional, de 36 años, que había jugado en los mejores equipos de Argentina. Acá le pedimos más cosas y las asumió como un hombre. Lideró a este grupo de jóvenes a alcanzar lo propuesto de forma temprana y no tengo dudas que sin él hubiera sido complicadísimo.

¿Terminó de confirmar que la Liguilla fue un torneo aparte, sobre todo viendo los resultados que se dieron?

Claramente ya que nos enfrentamos a los mejores y la calidad en los juegos aumentó. Peleamos cada uno de los encuentros, pero no se nos dieron las victorias. La idea era sumar minutos con mucho nivel para los chiquilines, pelear por algo más, y eso quizás fue lo que quedó en nuestro debe.

Una vez que están a la par de los más destacados, ¿la ilusión puede ser más grande o la realidad termina marcando cuáles son las metas?

Hoy la realidad marca que nos tenemos que conformar con lo que hicimos y no debemos tapar esto último todo lo bueno que se hizo anteriormente. Ahora hay que proyectarse para el año que viene, confirmar que los jugadores van a ser los mismos y arreglar algún dos o tres fichas de nivel. Lo bueno de Larrañaga es que ya tiene una estructura armada y los chicos de formativas alimentan muy bien al primero. Si te pones a pensar, el año pasado estábamos en tercera y esta temporada nos salvamos temprano del descenso y llegamos a la Liguilla, eso marca un paso adelante.

¿Los hinchas se pueden ilusionar de cara al futuro?

Me parece que sí. Hay talento en el club y una línea de trabajo marcada desde hace tiempo. Si podemos incorporar a algunos jugadores fundamentales en determinados puestos, junto a los jugadores de la casa vamos a subir un par de escalones y podremos pelear por el ascenso.

En los últimos partidos, estuvieron muy cerca de ganarlos. ¿Qué fue lo que más rescató de esos juegos?

La ética y el respeto hacia todos. Si bien no jugábamos por nada, la gente nos acompañó porque el compromiso nunca estuvo en tela de juicio. La disciplina y el trabajo se cumplen al pie de la letra en el club. Los jugadores saben dónde están cada vez que se ponen la camiseta de “Larra”.

Larrañaga encontró un equipo prácticamente ideal. ¿Eso es un premio para usted y sus colaboradores?

Sí, fue una virtud de todos. Nos comprometimos a ser lo más agresivos posible y lo conseguimos incluso ante con los equipos de arriba. De hecho, algunos encuentros tuvieron un final cerrado y fuimos muy competitivos, no nos comimos ninguna bolsa en los partidos.

Santiago Álvarez y Mateo Sarni, entre otros podrían jugar en la Liga Uruguaya de Básquetbol. ¿Los va a seguir?

Ni que hablar. Incluso voy a observar a Juan Galleto, quien puede quedarse un año más en el club. El seguimiento es la segunda parte del trabajo. Todavía me tengo que reunir con José María Bussanello para ver cómo sigue todo. La idea es hacer esto y algunos trabajos específicos con los muchachos de formativas.

¿Le gusta la tarea de ver más de cerca a sus dirigidos, pero desde el rol de espectador?

Puede ser, en este caso va a ser mi primera experiencia, no solo siguiendo LUB, también voy a ver a algunos muchachos que vayan al DTA. Lo que voy a evaluar son algunos aspectos técnicos para que mejoren y se sientan cada vez más jugadores de primera.

Sabiendo que en la Liga cumplen otro rol y tienen otra cantidad de minutos. ¿Los va a observar desde otro punto de vista?

Obviamente, quizás van a tener menos minutos porque la función va a ser más defensiva. Ellos están preparados para hacerlo y no tienen que desmotivarse porque son excelentes profesionales. Así que lo que vamos a buscar es escucharlos y que se sientan cómodos en caso de que necesiten una práctica individual. Ni que hablar que no me voy a meter en la planificación específica de los otros entrenadores porque no es la idea.

¿Está asegurada su continuidad como entrenador de Larrañaga?

No sabría decírtelo. Tengo las ganas, el club es mi casa, los chiquilines me conocen muy bien y yo a ellos. Ojalá que se den todas las condiciones para que me pueda quedar, sino vamos a dejar todo en condiciones por si viene alguien detrás de mí.

¿Cómo me suscribo a Zona Naranja?

Para recibir la revista todas las semanas, contáctese a través del 2203 30 61 o el 2209 78 46. Abonando $220, los viernes llegará “el semanario que el básquetbol esperaba” a donde usted decida (en Montevideo o el resto de los 18 departamentos).


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario