miércoles, 23 de septiembre de 2015

El referente y el aprendiz

FOTO: Valenzuela, padre e hijo, cumpliendo un sueño.

Danubio tuvo un cambio de entrenador en la reciente semana. Luego de que los resultados no acompañaran a Jorge Castelli, la directiva franjeada le dio la chance de hacerse cargo del plantel principal a Luis González, un viejo conocido de la casa que en su cuerpo técnico incorporó a Alejandro y Agustín Valenzuela, el primero preparador físico de dilatada trayectoria y el segundo hijo de este que cumple el rol de asistente.


Opinar dialogó con el profesional que venía trabajando en Medio Oriente hace varios años y que pegó la vuelta para hacer el sueño una realidad.

-¿Qué le dejó este regreso al país después de varios años?

Muchísima alegría porque volví a un club que ya conozco y quiero un montón. Además tengo la hermosa posibilidad de trabajar junto a mi hijo (Agustín). Le tengo que estar muy agradecido a Luis González por la llamada, un entrenador con el que nunca había compartido plantel pero que se enteró de mi persona a través de Javier Bordad.

-¿Fue difícil pegar la vuelta o tenía el deseo de hacerlo?

En realidad yo tenía contrato en Catar, incluso me consultan permanentemente cuándo regreso, pero expliqué claramente que retorné por problemas personales y por el momento no podía hacerlo. En Al Sadd me siento como en casa, sin embargo hice un contrato con Danubio hasta fin de año y voy a disfrutar este tiempo porque hacía bastante que no andaba por acá y –sinceramente– lo andaba necesitando.

-¿Cuánto aprendió durante su experiencia internacional?

Primero tuve una adquisición de conocimientos muy buena a partir de mi pasaje por la selección uruguaya. Cuando llegaban los convocados, desde España, Alemania, etc. aprendía y lo valoraba mucho. En Catar quizás lo que más me quedó fue el manejo de nuevas tecnologías. En 2006 manejaba aparatos de vanguardia y no tenía miedo al momento de decir que no sabía cómo se utilizaban.

-¿Es complicado llegar y ver que en el Uruguay, a nivel de recursos, la cosa es bien distinta a lo que sucedía en Medio Oriente?

Seguramente se siente el impacto, pero así como en su momento me adapté a trabajar en una escuelita de fútbol en la Ruta 8, a la semana tenía que estar listo para trabajar en el Estadio Bernabeu ante 80000 personas. Esos contrastes solo se descubren a través del fútbol y los uruguayos podemos sacarle provecho a cualquier situación.

-¿Qué encontró de nuevo, tanto en Danubio como en el fútbol uruguayo?

Mucha ansiedad y sobre todo muy buena disposición. El plantel está conformado por varias fichas experientes, formadas en el club y tienen un estilo de juego único. A veces los malos resultados pueden afectar, pero la verdad estoy muy contento porque hay muchas ganas para dar vuelta esto.

-¿Va a necesitar un tiempo de adaptación?

Creo que lo voy a precisar. Ya le conté a los dirigentes y a Luis que recién estaba hace dos meses en Uruguay y no estaba muy informado, a pesar de que en este período estuve haciendo cursos, estudiando, etc. Es cierto también que me he acercado a alguna cancha para ver partidos, pero no me centré a observarlos con la atención permanente a los futbolistas, simplemente lo vi como un fanático del deporte.

-En qué va a hacer más énfasis, ¿en lo físico o lo futbolístico?

Yo soy de los que piensan que entrenamos para jugar, no para correr. A mí me interesa que los futbolistas lleguen en el momento justo, como el entrenador lo pretende. Más ahora que tenemos muy poco tiempo porque estamos en plena competencia. Lo mío está enfocado en lo táctico y si alguno de los muchachos no viene teniendo minutos debo intentar que tenga una conjunción física y técnica ideal.

-Justo el día que se incorporaron lo hizo el arquero Michael Etulain. ¿Cuál es la idea del cuerpo técnico a partir de su llegada?

Con respecto al puesto estamos muy conformes porque hay una gran labor de parte del “Pipa” Rodríguez. La competencia va a ser muy linda y sana. Lamentablemente el arco es un puesto en el que no puede haber dos jugadores muy buenos porque solo entra uno solo. Cualquiera de los tres (Franco, Facundo y Michael) puede ser titular.

Agustín Valenzuela: “Lo que más busco es aprender”

Si bien aún continúa estudiando en el Instituto Superior de Educación Física (ISEF) para ser en un futuro cercano director técnico, el joven de 23 años está de parabienes ya que se está dando sus primeros pasos a nivel de primera división y tiene al lado a su referente.

Trabajar con mi padre es impagable”, contó mientras se le vino a la memoria una anécdota: “Me acuerdo que cuando arranqué a estudiar todos soñaban con dirigir grandes equipos, incluso a la selección, y yo lo único quería era ser ayudante de mi viejo, nada más. Aunque sea como asistente. Él es el número uno, yo me conformo con ser el dos”.

Hace apenas 24 horas, los Valenzuela iniciaron su periplo en el fútbol uruguayo. “Estar en una institución como Danubio es único, no sé cómo explicarlo con palabras”, señaló Agustín.

Hoy en día cumplo la función de ayudante de preparador físico. Pero el presidente (Óscar Curutchet) y Luis González me dieron la libertad de opinar y dar una mano en lo que sea. Si eso causa una buena impresión y a fin de año me recibo como entrenador, capaz que en el futuro puedo tener la chance en juveniles. Aunque ahora lo que más busco es aprender”, agregó a modo de presentación.

Si bien, en este momento, su actividad principal está relacionada al elenco de la Curva de Maroñas no deja de lado los estudios. “Llevo muy bien las dos actividades, después cuando lleguen los parciales te digo mejor. Hoy entrenamos de mañana, pero ahora después voy a estar en clase, al firme. Si un día me toca estar de concentración, con los libros, no quedará otra”, manifestó al respecto.

De todas maneras aclaró: “Ahora mi prioridad es el club. Si me necesita las 24 horas del día, voy a estar porque le tengo un gran cariño”.

En lo que va del campeonato Danubio sumó dos triunfos, un empate y tres derrotas. El próximo fin de semana se medirá ante Racing en el Parque Roberto. A pesar de que la situación no es buena, el más chico de los Valenzuela confesó: “Noté a un grupo muy unido, con muchas ganas de revertir la situación. Los referentes entrenan el doble, dan el ejemplo de verdad. El cuerpo técnico trabaja excelente, en esto me excluyo, pero no tengo dudas de que contamos con el material necesario para cambiar la imagen el próximo partido”.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario