viernes, 18 de septiembre de 2015

“En ningún momento pensamos que no alcanzaríamos el objetivo”


#ZonaNaranjaEnOpinar
Las lesiones complicaron a Unión Atlética. Sin embargo, mientras la idea inicial se fue cayendo por su propio peso, Germán Cortizas asumió un rol más importante y tomó más minutos de los que hubiera pensado y devolvió al “azulgrana” a la LUB. El base charló con Zona Naranja y repasó el logro obtenido hace tan solo 10 días.


¿Qué significó haber terminado la temporada cumpliendo con el objetivo de devolver a Unión a primera?

Es una satisfacción porque cumplimos con la meta que nos habíamos trazado cuando se armó el plantel. Pasamos un montón de dificultades durante el torneo, pero la unión del grupo nos hizo merecedores de este ascenso. Por suerte cumplimos con las expectativas de la gente que apostó por nosotros y nos contrató.

¿Fue difícil cargar con una presión desde el inicio del campeonato?

En mi caso, no tanto. Capaz que es porque hace años vengo jugando y me pongo esa mochila todos los días. Siempre hay que laburar en serio y con mucho convencimiento. Es inevitable que esté la gente, el aliento, aunque sabemos que eso va a influir positivamente. No creo que el básquetbol haya que tomarlo como algo más que un juego.

A partir de la lesión de Gonzalo Balbuena usted cumplió un rol diferente. ¿Cómo lo asumió? ¿Le costó?

Sinceramente no esperaba haber tenido tantos minutos en cancha. Sobre todo porque a principio de año mi señora había tenido familia y eso, quieras o no, generó un cansancio extra para uno que también trabaja durante el día. Un poco en broma le decía a Gonzalo que en este año se la tenía que jugar porque iba a estar al palo todo el día ya que el que empezaba a descansar era yo. Pero la responsabilidad terminó siendo mayor y de todas formas la tenía clara porque cuando me contrataron me puse a la orden desde el primer minuto.

¿En algún momento vio lejana la posibilidad de retornar a la LUB?

No, para nada. Es cierto que fue un campeonato complicado, aunque en ningún momento se nos pasó por la cabeza que no íbamos a alcanzar lo que nos propusimos. Quizás no quisimos pensarlo, entonces nos pusimos a trabajar incansablemente para seguir adelante.

¿Pensaron que lo de Clarkson iba a ser peor?

Sí, más en el final porque no podíamos cambiar el extranjero debido a una cuestión de tiempos. Pero todos pusimos lo mejor para revertir la situación y encararla de la mejor manera posible.

¿Cómo vio a los juveniles del club? Muchos tomaron una continuidad interesante y un papel clave en los juegos?

Me terminaron sorprendiendo. No sabía que Unión contaba con tan buenos jugadores desde las formativas. Matías Martínez tuvo un cierre de temporada estupendo, defendió de manera notable a los extranjeros rivales, en ataque también se pudo lucir. A Christian Mazzuchi ya lo conocía, pero este año lo vi más consolidado. En líneas generales todos se lucieron, Fernando Ferro, Facundo Manta y los demás muchachos también.

Si bien fueron los primeros pasos de Rodrigo Riera como entrenador, ¿en cuánto influyó el conocimiento que tuvo de ustedes para llevarlos a conseguir el ascenso?

En muchísimo porque no era un detalle menor. A la mayoría nos conocía porque tuvimos la chance de compartir plantel. Todos confiábamos en la forma de ver el básquetbol porque como jugador había aportado un montón de cosas. Si bien ahora cumplía un rol diferente, él estaba en constante aprendizaje y le dio un papel fundamental a sus asistentes. Mario Perera, por ejemplo, fue fundamental y pudo demostrar la experiencia enorme que vivió en toda su carrera.

¿Qué tan bueno fue contar con el mejor Camilo Antúnez del campeonato en el tramo final?

En todos los torneos pasa que el mejor quizás arranca con un nivel bajo, pero termina comiéndose la cancha. El año pasado, en Welcome, nos había pasado con el Bicho Silveira. Ellos tienen una responsabilidad enorme y la asumen en los momentos más complicados, por algo son referentes y muy necesarios para cada plantel. 

¿Qué le genera el hecho de saber que consiguió otro ascenso de forma consecutiva?

Es una alegría enorme, no solo por esto, también porque alcancé el tercero de mi carrera. He tenido la suerte de haber cumplido con los objetivos y eso me llena de satisfacción. En este deporte se pierden más veces de las que se ganan, pero últimamente me tocó vivir momentos muy lindos, incluso desde la época de Sayago, cuando obtuvimos la permanencia.

¿Ya está mentalizado en la Liga Uruguaya de Básquetbol y en Bohemios?

Ni que hablar. Todos queremos salvarnos del descenso, esa es la idea inicial. La institución apostó por los jugadores de la casa y me parece muy interesante. Solo tendremos dos o tres jugadores experientes, por lo tanto vamos a empezar sabiendo que va a ser muy difícil, teniendo en cuenta que regresaron varios jugadores importantes desde el exterior y va a haber excelentes directores técnicos.

En esta etapa se va a reencontrar con Gastón Semiglia y Diego Tortajada. ¿Puede ser interesante para el armado del equipo?

Obviamente. Nos va a ayudar bastante, principalmente porque vamos a tener muy poco tiempo de entrenamiento con todo el plantel y porque con ellos vengo laburando a lo largo del último semestre.

Suscripciones a Zona Naranja

Para recibir la revista todas las semanas, contáctese a través del 2203 30 61 o el 2209 78 46. Abonando $220, los viernes llegará “el semanario que el básquetbol esperaba” a donde usted decida (en Montevideo o el resto de los 18 departamentos).

@MathiRosello 

No hay comentarios:

Publicar un comentario