viernes, 18 de septiembre de 2015

“En un principio la intención era pelear por el campeonato”


#ZonaNaranjaEnOpinar
Diego Tortajada ya cambió el chip. El ascenso alcanzado con el conjunto de Nuevo Malvín quedó atrás ya que en tres semanas tendrá el desafío de encarar una nueva LUB como sub 23 de Bohemios. El pivot habló con Zona Naranja y repasó lo vivido con la UA y habló de los objetivos con el club del barrio Pocitos.


¿Qué balance hace de la temporada con Unión Atlética?

Fue muy buena porque salieron todas las cosas muy bien. Al principio tuvimos muchas piedras en el camino, a partir de las lesiones de Gonzalo Balbuena y Andrés Ferrés, pero el equipo supo dar vuelta la situación. También nos tocó lo del extranjero. Sentimos la baja de Justin Dobbins, aunque Nicolás Lauría y Kristian Clarkson nos terminaron dando una mano enorme.

A partir de las lesiones, más allá de la labor colectiva, ¿debieron trabajar algunos aspectos motivacionales?

Cuando suceden estas cosas, el plantel se termina potenciando. Los jugadores que quedan rinden con un plus y quedó demostrado debido a las formativas y a los que llegamos para dar una mano. Al que le tocaba entrar a la cancha, sabíamos que iba a rendir al máximo.

Si bien contaron con fichas nacionales de calidad, en determinados momentos encararon el Metro sin extranjero. ¿Cómo manejaron esa situación?

No fue un detalle para nada menor porque toda la planificación se hace en base americano. Cuando fue pasando el tiempo nos apoyamos en el trabajo del cuerpo técnico y los dirigentes, quienes hicieron un esfuerzo enorme para lograr ascender. Todos tiramos para el mismo lado porque nunca se nos pasó por la cabeza el hecho de no ascender.

¿Cuáles fueron las claves del equipo?

Tuvimos una gran labor en defensa. En ataque fuimos muy fuertes y teníamos claro a qué jugar. A su vez contamos con varios jugadores de experiencia como Camilo Antúnez y Hugo Timote y otros juveniles que terminaron mostrando sus ganas y su calidad.

Ahora que lograron el ascenso, ¿lo que menos importa es no haber sido campeones?

En un principio la intención era pelear por el campeonato. Luego cuando Cordón tomó una renta importante no bajamos los brazos y pensamos que había dos ascensos más y pelearíamos por uno de estos.

¿Con qué concepto se quedó del cuerpo técnico?

Rodrigo Riera es una institución dentro de otra. Fue un referente para todos, así como lo es para el básquetbol en general. Trabajó muy bien durante el año, en conjunto, con un gran aporte de Mario Perera. Nos apoyaron para lo que necesitáramos y eso llevó a mantener una unión entre los jugadores y los hinchas, que en el último tramo nos iba a apoyar en los entrenamientos.

Recién destacó la labor en la preparación física. ¿Cómo eran los entrenamientos?

Muy buenos. Yo venía de un gran torneo con el profe Ernesto Carabia. No tengo dudas que de la mano de Perera, quien es un tipo importantísimo para el básquetbol uruguayo aprendí un montón y le saqué el mejor provecho.

¿De su temporada qué fue lo que más le gustó?

Fue espectacular, me llevo un hermoso recuerdo que va acompañado con un ascenso. No solo porque conocí otro club, sino porque logré tener una cantidad importante de minutos. Lamentablemente, hace dos años, no había podido jugar en Capitol porque me agarré una mononucleosis.

¿Cómo encaró su regreso a Bohemios?

Con todo porque ya se viene la Liga. Mi rol va a ser diferente, eso está clarísimo, pero me siento con mucha más confianza que en el torneo pasado. La idea es mejor física y técnicamente.

Se va a reencontrar con Gastón Semiglia y Germán Cortizas. ¿El conocimiento en conjunto se mantiene o cambia totalmente al ser un torneo con otras características?

Todos nos iremos adaptando de cierta manera. Ellos son excelentes compañeros y aparte concluímos de gran forma la última temporada. Ojalá que se sumen de gran manera al equipo. Experiencia y buenos antecedentes no le faltan.

El pasaje por la selección uruguaya, ¿le dio un toque de distinción a Federico Camiña?

Además de ser uno de los mejores técnicos del uruguay, mejoró su capacidad. Eso es indudable, sobre todo porque en el relacionamiento con el jugador marca una diferencia y lo aplica al momento de los partidos y las prácticas.

Se conoció el primer rival de LUB: Defensor Sporting. ¿Qué conoce, en lo previo, de los orientados por Gerardo Jauri?

Va a ser difícil, como todos, pero totalmente ganable. Quedan tres semanas de prácticas a full, que trataremos de aprovecharlas con todo para llegar al 100% de nuestra capacidad física y mental y comprender mejor el concepto que nos va a caracterizar durante el año.

Suscripciones a Zona Naranja

Para recibir la revista todas las semanas, contáctese a través del 2203 30 61 o el 2209 78 46. Abonando $220, los viernes llegará “el semanario que el básquetbol esperaba” a donde usted decida (en Montevideo o el resto de los 18 departamentos).

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario