viernes, 11 de septiembre de 2015

"Quedó en el debe algo muy importante"

FOTO: Reloj de 24.

#ZonaNaranjaEnOpinar
Nacional armó un equipo con el sueño de ascender a la Liga Uruguaya de Básquetbol, pero no lo logró. El equipo “tricolor” cambió a su entrenador y al extranjero, pero terminó quedándose en el Metropolitano. Daniel Lovera fue entrevistado por ZN y se refirió a lo que fue esta temporada.


¿Cómo analiza la temporada que finalizó recientemente?

El equipo trabajó mucho para alcanzar el objetivo de ascender y no lo pudo conseguir. Quizás fue producto de la cantidad de lesiones que tuvimos durante el año. Así y todo, los jugadores, los dirigentes y todos dieron el máximo para llegar, al menos, al playoff.

¿Qué les dijo a sus jugadores una vez que no se habían alcanzado las metas?

Que como profesionales que eran, debían encarar con todo los últimos juegos. Si bien el premio del ascenso no iba a estar, ahí comenzaban a jugar la honestidad y la dignidad y ellos lo entendieron así.

 En una temporada que para su equipo tuvo buenas y malas, ¿cuáles fueron las claves para intentar mantener la calma?

No fue fácil. Llegábamos a entrenar y a veces teníamos el plantel incompleto. Pero era fundamental decirle a los jugadores que se podía, a pesar de todo, y que debíamos ganar todos los juegos.

¿Los objetivos fueron variando en el correr de las fechas o el ascenso siempre fue primordial?

Se fueron cambiando un poco. Al principio del campeonato todos nos armamos para subir, pero cuando pasa todo allí te vas dando cuenta para qué realmente estás. Particularmente creo que lo ideal era ir llevando metas a un corto plazo.

¿Qué tan importante fue contar con un plantel experiente?

Me ayudó mucho para trabajar con más calma. Si bien tiene muchas ventajas, muchas veces nos jugó una mala pasada en el tema físico. Aunque en este caso no fueron lesiones específicas, tuvimos de todo.

A pesar de los inconvenientes con las lesiones, ¿le quedó algo en el debe a este equipo?

Nacional tenía que ascender. Es un club grande y merecía su retorno al círculo de privilegio. Al no conseguirlo, quedó en el debe algo muy importante.

¿Qué concepto le quedó de Anthony Johnson?

Vino con una idea y a medida de que fueron pasando los partidos fue cambiando. Si me preguntas qué fue lo que pasó, no tengo idea. Últimamente no tenía muchas ganas de jugar. Cuando demostraba qué quería hacer lo suyo, era imparable y cuando no capaz que fue hasta contraproducente para el grupo.

No tener la misma libertad, por parte de los rivales, que en los primeros encuentros tenía, ¿fue frustrando al jugador?

Todos los clubes ante un jugador determinante, hacen su planificación en base a él. No hubo ningún rival que no se enfocara en Anthony. Lo único que modificó fue la cantidad de puntos que hacía. Sin ir más lejos, ante Sayago la primera vez hizo 40 puntos y en la última 10. En fin, cuando quiere jugar estaba imparable. Los compañeros, de todas maneras, estaban preparados para jugar con o sin él. Entonces no me parece que sea una cuestión de marca o presión, es un tema de actitud de Johnson.

¿Cómo era su relacionamiento en las prácticas con él?  

Yo soy de esas personas que nunca se guardan lo que tienen para decir. Y así como te conté que es una persona que cuando quiere deja todo, en los entrenamientos no hacía casi nada. Pero ya me había tocado trabajar con algunos extranjeros que no les gustaba entrenar, pero en la hora de la verdad aparecían siempre. Esta vez, la situación no fue así.

¿Pensaron en cortarlo en algún momento?

No, para nada. Lo trajimos para lograr el objetivo y, pese a que no se nos dio, lo peleamos hasta último momento gracias a su presencia. Si no llegaba a venir, se nos iba a complicar muchísimo. No te olvides que entramos a la Liguilla por un partido de desempate ante Capitol.

Cambiando de tema. ¿Cómo encontró a Nacional institucionalmente hablando, teniendo en cuenta que para el futuro hay varios proyectos para realizarse?

Bien, ya que es muy importante que todos las instituciones cuenten con una cancha propia. El jugador se siente en su casa, respaldado por un montón de cosas y además no tiene que hacerse horarios para entrenar. De todas maneras me sentí muy cómodo en Welcome, no nos faltó nada.

¿Qué concepto tiene de la labor que realizó la directiva?

Hizo todo lo que tenía que hacer. Si después no se dieron los resultados o los jugadores no rindieron, el responsable es el entrenador. La dirigencia cumplió con todo lo que se le solicitó. No sé qué le podemos reprochar cuando la culpa es compartida entre el cuerpo técnico y los muchachos que entraron a la cancha.

¿Qué puede hacer un cuerpo técnico, teniendo más cercanía en este tema, al estar en un club de mucho prestigio, que apuesta en grande, pero no tiene el apoyo de la directiva principal?

Nacional es muy importante a nivel local, como Mundial. Sería ideal que estuviera en la Liga Uruguaya compitiendo contra los mejores y definiendo los torneos. Aparte llenaría las canchas, no me quepa la menor duda y eso cambia todo. No es lo mismo encarar un partido con cuatro o cinco hinchas, que con un montón de gente en las tribunas. Me cuesta creer que no se vea así, aunque reconozco que si el básquetbol sigue en pie es porque está la intención de que se mantenga.

¿Cómo me suscribo a Zona Naranja?

Para recibir la revista todas las semanas, contáctese a través del 2203 30 61 o el 2209 78 46. Abonando $220, los viernes llegará “el semanario que el básquetbol esperaba” a donde usted decida (en Montevideo o el resto de los 18 departamentos).


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario