sábado, 17 de octubre de 2015

A su manera


Danubio no está pasando por su mejor momento y los jugadores lo saben más que nadie. Si bien el plantel tiene jerarquía, en algunas charlas informales con los futbolistas reconocen que la falta de suerte les ha jugado una mala pasada. ¿Cuáles son las claves para salir adelante? Opinar tuvo la posibilidad de charlar con dos piezas importantes del grupo, quienes por el momento no tuvieron la continuidad deseada, por diversas razones, pero reconocen que el trabajo es innegable.


Pablo Lima

Después de varias conversaciones, el “Bolita” regresó a su casa para dar una mano en la doble competencia. Ya con el campeonato uruguayo en la mente, luego de la eliminación en la Copa Sudamericana, le costó hacerse un lugar entre los once titulares. Sin embargo el ex Peñarol está a la orden y a la espera de una oportunidad por parte de Luis González.

Todos tenemos la preocupación de no haber conseguido triunfos en las últimas fechas”, reconoció el lateral que se formó futbolísticamente en el elenco franjeado.

Si bien no ha tenido la posibilidad de sumar muchos minutos desde el campo de juego, Lima aclaró: “Todos queremos jugar. Los que están adentro y los que nos toca esperar. Pero yo ya dije que Federico Ricca es un monstruo. Me parece espectacular que tenga minutos porque es uno de los mejores defensas del fútbol uruguayo”.

Como referente del plantel, junto a Jadson Viera, se están encargando de guiar al plantel para que la racha se modifique. “Luis nos conoce hace tiempo. Eso es una ventaja. Estas semanas nos sirvieron un montón para trabajar con el profe (Alejandro Valenzuela), quien es un fenómeno, y al grupo –que de por sí es fantástico– le sirvió para mejorar”, señaló.

Lo único que tenemos que hacer es laburar bien todos los días para cambiar la pisada”, manifestó quien fue campeón uruguayo en dos ocasiones con Danubio.

El próximo objetivo del conjunto de la Curva de Maroñas es la visita al Parque Saroldi. Los darseneros vienen bien, con varios triunfos consecutivos. “Hay que sumar. Primero tenemos que lograr una victoria contra River y después planificaremos la recta final de determinada forma”, sentenció.

Marcelo Tabárez



Le ganó al cáncer y la ilusión es similar a la de un niño que recién ingresa a un campo de juego. El delantero quiere jugar, pero sabe que primero está su salud y su calidad de vida. Por ahora tiene que mirar los encuentros desde la tribuna, aunque sabe que cuando esté al 100%, sus compañeros lo van a poder utilizar de la misma forma que lo hicieron a nivel local e internacional.

No estamos ligando nada, pero la confianza y las ganas de todos están. Los gurises están laburando como nunca. Ojalá que se pueda ganar un partido para dar vuelta la página y encarar lo que queda con otra cabeza”, indicó el delantero.

Cada vez que perdemos me surge el deseo de jugar, pero soy consciente de que no puedo. Espero ponerme a punto cuanto antes para ingresar dentro de poco”, agregó con mucha sinceridad.

Para ese día tan esperado por Tabárez y su familia queda menos tiempo. “Capaz que en la última fecha voy a estar a la par del plantel”, confesó. “Mi meta es arrancar la pretemporada con todos y entrar con todo en el Clausura”, agregó.

Para el juvenil de 22 años, no hay mal momento que importe. Diariamente entrena en el Complejo de la Ruta 101 con el sueño de sentirse futbolista de nuevo. “Voy todos los días a entrenar, empecé a trotar hace muy poco y eso es espectacular”,  contó al respecto.

Intento ayudar a los muchachos en lo que sea, no sé si por lo que pasó me miran con más respeto. Yo sigo siendo el de siempre. Es lindo saber que todos se portan muy bien conmigo. Me quieren en la cancha, pero son los primeros en saber que todo depende de mi evolución”, sentenció el atacante.


@MathiRosello 

No hay comentarios:

Publicar un comentario