lunes, 2 de noviembre de 2015

De Sayago al Mundo


#ManoAMano
Varios hinchas de Nacional se sorprendieron frente a una pantalla o mismo en el Estadio Centenario cuando observaron el pasado sábado a Juan Manuel Díaz en el lateral izquierdo de Racing. Sin embargo, para el “Mudo”, no fue un detalle menor. Volvió a su lugar, ese que lo formó futbolísticamente y lo mandó a la cancha a ese pibe que años más tarde ganó una Copa Libertadores, fue vicecampeón mundial (con Estudiantes de La Plata) y varias cosas más.


-¿Cómo arrancaron la semana después de un empate que dejó la sensación de una victoria?

Bien, muy contentos, principalmente por lo que venimos haciendo en los últimos partidos. Los resultados nos vienen acompañando, así que ahora tenemos que reivindicar esta racha el próximo fin de semana contra Wanderers.

-¿Qué pasó por su cabeza en su primer enfrentamiento ante los tricolores luego de haber dejado la institución?

Lo viví como algo especial, muy intensamente. Me venían a la cabeza muy lindos recuerdos. Además de enfrentar a Nacional era mi primera vez como titular en el campeonato después de un tiempo de inactividad.

-Ahora, después de haber entrado a estadios espectaculares, frente a tribunas numerosas, le toca volver al Parque Roberto, frente a los fanáticos cerveceros. ¿Se quitó una mochila o la responsabilidad también es muy grande?

Todas las hinchadas son exigentes y quieren lo mejor para su cuadro. En mayor o menor medida no se nota para nada la diferencia porque busca que el jugador dé su máximo.

-Algún memorioso recordaba que la última vez que vistió la camiseta de Racing fue hace 11 años aproximadamente. ¿En cuánto cambió el Juan Manuel Díaz de esa época en comparación con el actual?

Ahora estoy con más experiencia. He tenido la oportunidad de vivir momentos muy gratos en el fútbol, en Argentina pasé por dos grandes clubes, por ello siempre le estuve muy agradecido a Racing por la formación que me dio. En definitiva me dio la chance de ser alguien en este deporte.

-El lateral “moderno”, ¿se asemeja mucho a aquel del 2006 o tuvo modificaciones?

Particularmente crecí con la faceta de marcar, pero me fui acercando al ataque porque en los equipos que me tocó jugar tenían a esa característica como algo fundamental. No te miento si te digo que es lo que siempre me gustó, aunque lo fui desarrollando y mejorando para mi estilo.

-Hablando de modificaciones, vaya que cambió el respeto hacia La Academia. Hoy se lo mira diferente.

Y es algo más que positivo. La estabilidad es muy distinta. Cuando yo subí estábamos en la B, hoy nos miran con otros ojos. Me encontré con un club renovado, ya sea con la cancha, el vestuario, entre otras cosas y lo dije una vez que llegué. Se quiera o no son pequeñas cosas, pero fundamentales para cualquier institución.

-Ahora que ya oficialmente se vistió con la casaca albiverde. ¿Con qué expectativas encara el final del Torneo Apertura?

Lo más importante sería sumar minutos, estando muy bien física y futbolísticamente. Eso sí, es algo que depende del técnico.

-¿Por qué se estiró el plazo de la firma de su contrato?

Yo esperaba salir al exterior. Como no se concretó, vine a Racing, pero no quería asegurar nada hasta que no estuviera en óptimas condiciones.

-¿Fue una vuelta esperada?

Y… por lo que te decía no. Tuve algunas propuestas desde afuera y se terminaron cayendo. Simplemente se fue dando todo porque en realidad yo llegué inicialmente para seguir entrenando y no perder ritmo.

-¿Por qué no continuó en Nacional?

Porque considero que con 28 años tengo mucho para dar. Inicialmente no iba a renovar el contrato, por eso se habló incluso de alguna posibilidad desde la segunda división de España, de Alemania y varios lados más, pero lamentablemente no llegaron a buen puerto.

-¿Con qué imagen se imagina que quedó el hincha albo?

No lo sé, yo estoy muy agradecido a toda esa gente y a la institución. Se concluyó la etapa y sé que tengo las puertas abiertas para volver, como en cualquier lugar en el que estuve, porque soy una persona tranquila y no genero ningún tipo de problemas.

-¿Las lesiones y la falta de continuidad le jugaron una mala pasada?

Creo que esto último. Había tenido muy buenos encuentros al comienzo, luego por decisiones de los entrenadores me tocó estar afuera y a la larga me terminó jugando en contra.

-En líneas generales, este período en el elenco cervecero puede ser como un trampolín para dar un paso hacia otro país.

Puede ser. Tenemos una propuesta muy vistosa y, seguramente, a cualquier club le puede llamar la atención los jugadores que hay. Principalmente porque son jóvenes en su mayoría.
                                          

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario