jueves, 12 de noviembre de 2015

El clásico de los Romero


Mientras hoy a la hora 21, Sergio Romero se prepara para saltar a la cancha en el Estadio Monumental para enfrentar a Brasil con la selección argentina, antes su hermano Diego, quien juega para Quilmes de Mar del Plata se despedirá de la Liga Sudamericana de Basketball cuando enfrente a Uniceub (club de la capital norteña) desde las 18.45.


Tenía reservada la entrada para el clásico hace un mes y por esta cuestión no puedo ir”, se lamentó el pivot de 33 años.

Más allá de su pasión por la naranja, la historia entre los hermanos deportistas es muy particular porque, en determinado momento, Sergio se dedicó al básquet y Diego al fútbol (hasta los 15 años). “Pero hubo un cambio de planes”, manifestó. Además no faltó el elogio para el actual golero de Manchester United a quien lo definió como un buen jugador por ese entonces.

La distancia no es un impedimento, menos ahora con la tecnología, pero esta vez el deporte separó por un tiempo más a los Romero. “La comunicación es permanente. Tratamos de hablar lo justo y necesario (momento deportivo, lesiones, etc.), pero no nos extendemos porque le ponemos más énfasis a la familia”, confesó. A su vez, analizó brevemente el momento deportivo del “Chiquito”. “Ahora está falto de rodaje, pero la última vez que entró a la cancha, por la Copa de Inglaterra, tuvo un gran trabajo”, sostuvo.

En esta jornada tan especial para la familia, los compromisos –gracias a la agenda–, no se cruzan. “Lo voy a ver y alentar, como siempre, es más le tiro buena onda cuando se juegan este tipo de instancias. Ojalá que Argentina encuentre su rumbo porque de aquí en más puede empezar a perfilar su clasificación al Mundial”, indicó quien tuvo la oportunidad de jugar en Lon Morris College y la Universidad Estatal de Florida (Estados Unidos).

Tranquilo el Goes

En la trayectoria de Romero, además de su paso por Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia, Regatas de Corrientes y San Lorenzo de Almagro, también aparece dos pasajes por el Uruguay. El último en Welcome (Torneo Metropolitano 2013) y el primero, que lo terminó marcando, en Goes (2012).

Cada vez que vengo al país me tratan muy bien. De hecho se acercaron algunos amigos a ver los partidos”, confesó con una sonrisa.

Además, para alegría de los fanáticos misioneros, reconoció: “De vez en cuando lo voy a ver (cuando estoy por acá) porque ya quedó como mi cuadro y me tiene muy contento el presente que viene teniendo en la Liga”.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario