viernes, 27 de noviembre de 2015

Gracias a los pibes de Walt Disney

FOTO (Archivo personal de Martín Tanco): 
Martín Tanco y Willian (Brasil).

Así nació el amor y lo hizo saber en las redes sociales en esta fecha tan especial para los franjeados. Martín Tanco, traductor uruguayo que desempeña su labor en Inglaterra, se enamoró de Danubio (y de la forma de jugar del “Polillita” Da Silva) en la campaña que coronó al elenco de Maroñas en el Torneo Competencia y Campeonato Uruguayo hace 27 años.


Mientras observaba por televisión de Hull City, equipo del uruguayo Abel Hernández, accedió a la charla con Opinar y al viaje por la máquina del tiempo. “Justo enganché a ese equipo y empecé a ir todos los fines de semana. Tenía 10 años. Si bien mi padre me llevaba a ver a Danubio, el ´Lito´ Silva fue el que me terminó haciendo hincha. Yo lo acompañaba a ver juveniles en el Parque Forno, que ya no existe más”, recordó.

En plena etapa de crecimiento, cuando el fútbol era más que un divertimento, Tanco aprovechó y siguió al entonces equipo dirigido por Ildo Maneiro como una cosa más dentro de su rutina. “Iba siempre. No me perdí ni una fecha del Torneo Competencia y casi ninguno del Campeonato Uruguayo”, señaló. “Increíblemente, en el único que falté, perdimos contra Huracán Buceo. Y no había ido porque tomaba la comunión. Es más, estaba en plena iglesia escuchando el partido. Una locura”, contó Tanco entre risas.

A 27 años de dos de los logros más importantes en la historia de la institución albinegra, las historias fueron apareciendo de a poco y los recuerdos se fueron nutriendo. “En esa época hice una bandera, la primera como hincha, que decía ´Fuerza Polilla´ porque me encantaba Da Silva. Cada vez que llegaba a la cancha la colgaba en el tejido. Sobre el final de ese torneo, se acercó una señora a hablar conmigo y me dijo que era la madre. Terminamos saliendo campeones y le regalé esa bandera al ´Polillita´”, relató y la definió como una de las anécdotas más lindas, mientras que agregó: “Años más tarde, lo conocí personalmente en Playa Hermosa y charlando de todo un poco me contó que todavía tenía guardado ese recuerdo, en un lugar en el que tenía todos sus recuerdos del fútbol”.

Me acuerdo de todos los que estaban en ese grupo, hasta de los suplentes. Uno de mis futbolistas predilectos fue el ´Pompa´ Borges, era un “10” bárbaro y Ruben Pereira, junto con Carlos Berrueta, de los mejores volantes que vi en mi vida”, destacó Martín acerca de los homenajeados de la jornada.

Ya con otra edad y otros hechos vividos, la pasión creció. Y si bien la distancia parece una excusa, la tecnología permite estar bien pegado al conjunto de la Franja. “Siempre que juega para la tele lo trato de seguir. Acá está el hijo de Héctor del Campo y cuando hay partido lo miramos en mi casa”, expresó. Aunque también confesó: “Extraño un montón ir a Jardines”.

Cuando uno es hincha, lo otro no tiene nada que ver. Fijate una cosa, antes de la final del Uruguayo entre Danubio y Wanderers, había hablado con Camilo Mayada para que me mandara una camiseta y me dijo que no lo podía creer. Él había visto una foto mía con Eden Hazard y se sorprendió porque le había hecho ese pedido. Yo le respondí que no era de Chelsea, que era de Danubio”, confesó quien más allá de su pasión por el fútbol, no niega que le tiran los colores desde su infancia.

Más que una pasión

Al llevar adelante una tarea muy vinculada al fútbol, se mueve en lugares únicos. Sin embargo, a veces, la pasión puede un poco más y algunas cosas pueden esperar. “Hice cosas bastantes alocadas. Una vez me invitaron a Old Trafford a ver a Manchester contra West Bromwich, en un palco todavía, y yo estaba como loco porque ese día jugaban Danubio y Defensor. Me fui faltando 15 minutos para el final y llegué al hotel desesperado para seguir el partido en la laptop”, indicó al respecto.

Un deseo

Cada vez que voy a Uruguay voy a ver a Danubio. Si por esas casualidades no hay actividad, trato de ir al complejo, a las prácticas, como sucedió la última vez que fui. Estuve con Diego Perrone y varios amigos más” “Hoy se me complica para ir. Mi familia va a venir a pasar las fiestas porque no para la Liga, hay muchísimo trabajo y estoy a mil”, concluyó Tanco mientras espera que en algún momento se le aparezca una pequeña oportunidad para tomar un vuelo y ser testigo de un juego de su equipo.



@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario