viernes, 20 de noviembre de 2015

Ponele color


La 15ta edición del Uruguay Open está llegando a su final, pero cada jornada tuvo su atractivo y algo para contar. Opinar repasó alguno de los hechos que ocurrieron en el Carrasco Lawn Tennis y los presenta en el siguiente informe especial.


Sale calentita

Haga frío o calor, el ´Beto´ siempre está. Alberto Gómez ya es uno más dentro del Challenger de Montevideo, pero no tiene nada que ver con las raquetas y las pelotas, es el que abastece de garrapiñada a los comensales que quieren amenizar la tarde. “Empecé hace 44 años, en esa época trabajaba en el Ministerio de Transporte, pero me gustó siempre esto, por más que también soy peluquero”, recordó quien para los protagonistas ya es un viejo conocido.

De hecho, antes del mano a mano, Máximo González lo saludó con mucha efusividad. “A la mayoría de los jugadores los vi crecer. De hecho los conozco de los Carrasco Bowl. Por más que son grandes siempre se acuerdan de mí”, sostuvo.

En buenas manos

La sala de prensa está en constante movimiento. Si no es porque el equipo de fotografía actualiza las imágenes al instante, tal vez haya otro tipo de tareas que llevan a cabo Fernando Tetes, Nicolás Pérez o Sebastián Sánchez. Este último, comunicador en varios medios contó en charla con el portal: “Somos el nexo entre el jugador de tenis y la prensa. Nosotros brindamos lo mínimo que necesita el periodista para trabajar: el programa diario y la gestión de entrevistas. Hay aproximadamente 10 personas, que para lo que es el campeonato, es un número fuerte porque los periodistas que vienen a cubrir son más o menos 30. Por suerte el grupo se ha mantenido a lo largo de los años”.

Diez puntos



Diego Pérez siempre está, no en vano es la cara visible del Uruguay Open. El extenista se mostró conforme por cómo se viene desarrollando la competencia y por el nivel de la misma. “Estamos muy contentos por el nivel tenístico que hemos tenido. Más o menos pasaron y están pasando 15 jugadores que se ubican entre los mejores 150 del mundo”, confesó y a su vez felicitó a los que trabajan diariamente en la organización: “Es mucho tiempo de trabajo, más o menos 10 meses con dedicación y amor. Nos encanta lo que hacemos”.  

Presencias de lujo



El viernes por la noche estuvo Diego Forlán, pero durante la mayoría de las jornadas uno de los espectadores que marcó su presencia fue Pablo (su padre), exjugador, exentrenador del Carrasco Lawn Tennis en fútbol y actualmente aficionado al tenis desde la tribuna y la cancha.

Me defiendo bastante bien”, tiró entre risas el ex São Paulo en los micrófonos de opinar ante la pregunta sobre su nivel con la raqueta.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario