martes, 6 de junio de 2017

"Distinto de aquel, pero casi igual"

Foto - Objetos característicos en la historia de UNI Radio:
los primeros transmisores y el logo de identificación ubicado
en el edificio anterior


Por: Sebastián Bruzzoni, Kassandra Carbonari, Mathías Piedrahita y Mathías Roselló

“Si 10 años después te vuelvo a encontrar en algún lugar, no te olvides que soy distinto de aquel, pero casi igual”. La exitosa canción de Andrés Calamaro, en 1995 vocalista de la banda Los Rodríguez, puede resumir perfectamente el camino transitado por UNI Radio.

Sin embargo sería un poco injusto limitarse a hablar solamente desde abril de 2007. De hecho,  según Oscar Orcajo, una de las personas más importantes en el proyecto que impulsó la creación de este nuevo medio de comunicación, se debería iniciar el recorrido en el Uruguay de varias décadas atrás, donde las radios comunitarias “eran perseguidas y demonizadas”.

Si bien UNI Radio no nació como radio comunitaria, pareció tener desde un principio un enfoque alejado a los espacios comerciales que abundan en el dial.

Las dificultades eran múltiples, fundamentalmente porque parecía lejana la posibilidad de que existiera un medio oral universitario en un país con una cultura muy marcada por sus tradiciones. Pero el contexto invitaba a realizar ese sueño que se ideó en el 2004 y empezó a tener forma un año más tarde.

En Argentina, dicho directamente por Orcajo, “hay más de 50 radios universitarias”. Como también hay, con una cantidad menor, en otros países como Colombia y Ecuador.

Por ello parecía inevitable hacer lo mismo que hicieron en la Universidad Nacional de La Plata en 1924 y comenzar a darle voz a una institución de relevancia como la Universidad de La República.

En este sentido es válido también mencionar  a la Universidad de Córdoba, y sus estudiantes, impulsores de ideas revolucionarias que se mantienen vivas en la actualidad. Qué mejor idea para Uruguay inaugurar una radio para promover la enseñanza, mediante un método más interactivo y atractivo para los estudiantes, y el compromiso social de los comunicadores ya egresados y los que estaban en formación.

Fue así que en medio de cambios en Sudamérica y el país, a nivel político sobre todo por la consolidación de los gobiernos de izquierda y la llegada al poder del Frente Amplio con el Dr. Tabaré Vázquez como Presidente desde marzo de 2005, UNI Radio llevó adelante sus primeras transmisiones experimentales.

Al principio, los recursos eran simples y básicos. No se podía realizar, pese a las pretensiones, una inversión importante de equipos debido a que aún faltaba camino por recorrer y lo más importante: la respuesta del Poder Ejecutivo sobre el acceso a la frecuencia.

Parecía difícil negarle la petición a UdelaR. Si alguien lo analiza desde afuera, era de suponer que el trato entre entes e instituciones públicas tenía que ser, o debía ser, mucho más sencillo.

Eso sí, sin descuidar detalles, vale aclarar que había un antecedente negativo. La Universidad Católica elevó una propuesta para iniciar  una radio universitaria y no logró su cometido a pesar de contar con materiales de última generación.

Así y todo, con la incertidumbre a cuestas y la falta de reglamentación ya que hasta ese momento jamás se había considerado una ley para medios de comunicación universitarios, UNI Radio estaba cerca de ser finalmente una realidad ya que el rector de la UdelaR de ese momento, Rafael Guarga “era un entusiasta de la radio” –señaló Orcajo–.

Finalmente, a pesar de la disyuntiva entre un espacio en AM y otro en FM, Uruguay finalmente tendría su primera radio universitaria, en FM, categorizada en el grupo de baja potencia y experimental.

En el año 2006, Vázquez firmó el decreto con el que UNI Radio llegaría a su inauguración el 20 de abril del 2007 y comenzaría a formar una programación continua y contenidos propios.

Con la radio en funcionamiento, lo que faltaba era promover un estilo. A través de un nuevo espacio de difusión, UdelaR finalmente salía a la calle. Dejaba de ser un conjunto de edificios o, lo que es conocido para el común de la gente, esa sede ubicada en la Avda. 18 de Julio y Eduardo Acevedo.

Incluso no solo permitía lo dicho en líneas anteriores, comenzaría a favorecer el vínculo dentro de la propia universidad. Es necesario remarcar que la radio no era una obra exclusiva de la Licenciatura en Comunicación o Facultad de Información y Comunicación, creada y denominada así recién en 2013. Sino que se trataba de un medio compartido, utilizado también por estudiantes, egresados y profesores de otros servicios.

 Para quienes crearon UNI Radio también era dejar una huella en la sociedad mediante el planteo de preguntas y problemas, según la necesidad de los oyentes y la gente en general.

De esta manera, se contemplaba lo expresado en el artículo 2 de la Ley Orgánica de UdelaR (1958), trabajada en profundidad en clase, sobre los fines de la universidad. A esta “le incumbe acrecentar, difundir y defender la cultura; impulsar y proteger la investigación científica y las actividades artísticas y contribuir al estudio de los problemas de interés general y propender a su comprensión pública”.

Al tratarse de un medio alternativo, término defendido por todos los integrantes de la radio, no solo se pretendía divulgar algo diferente, dentro del circuito “comercial”, por denominarlo de alguna manera. La intención era marcar agenda e interactuar con la sociedad de otra manera.

De más está decir, que la radio nació por el aporte de un grupo de voluntarios. En un principio era difícil captar la adhesión de estudiantes, sin embargo fueron varios los que dedicaron tiempo y esfuerzo para seguir adelante con el proyecto.

Por mencionar a algunos de los nombres que estuvieron en UNI Radio a lo largo de los años, se puede hablar de Orcajo, su primer y único director hasta que su jubilación en julio de 2016, Germán Ormaechea, Mariana Ripoll, Carmen Lacuesta y Diego Varela, el integrante con más antigüedad en la actualidad que se desempeña como uno de los operadores técnicos y artísticos.

El Lic. Diego Varela, actualmente operador de UNI Radio,
es el integrante de mayor antigüedad dentro de ella


Varela es la esencia de UNI Radio. “Empecé haciendo de todo”, recordó quien ingresó a la carrera de comunicación en el 2005 luego de que se le preguntara cómo fue su camino ahí dentro.  Una vez que ingresó, no se fue más.

En principio se desempeñó como colaborador, llegó a realizar prácticas pre-profesionales allí adentro y posteriormente cumplió el período de tres años como becario. Mientras que en 2012 salió favorecido en un concurso para ocupar el cargo que tiene ahora.

“Fue todo a pulmón, se precisó mucho laburo y un proceso gradual para ganar terreno”, indicó Varela. Hoy en día, la radio cuenta con siete personas remuneradas (dos operadores, tres becarios, una docente y un director).

En abril de 2017, dos meses después de que la Facultad de Información y Comunicación inaugurara un nuevo local en San Salvador y Jackson, UNI Radio se instaló en un sector con mejores condiciones.

El otro operador técnico y artístico, Gastón Pepe, quien fue una de las personas que también aportó su tiempo y datos para realizar este informe, remarcó en la primera visita que las nuevas condiciones de trabajo significan un avance. No ocultó la nostalgia por lo vivido en el edificio de Bustamante y Leguizamón, pero los cambios superaron ampliamente las expectativas.

Hoy en día, quienes trabajan en UNI Radio cuentan con una sala de producción, una oficina de control y un estudio central –con tecnología de última generación– y un estudio secundario.

En su décimo aniversario, este espacio creció y comenzó definitivamente a consolidarse. Se adaptó a los cambios de la nueva era, no solo se puede encontrar al medio de comunicación exclusivamente en el dial. Aparece en las nuevas aplicaciones de internet, como TuneIn, con un portal activo y actualizado diariamente con los contenidos de los programas, y tanto en Facebook, como en Twitter.

Más allá de la transición, UNI Radio no olvida la forma clásica de luchar y pelear por sus metas. En una perspectiva a futuro, lo que se pretende es mejorar sensiblemente el nivel de la potencia, llegar a la altura de una radio comercial, y fundamentalmente generar una segunda radio universitaria, seguramente, en el litoral de nuestro país, luego en el resto de las sedes de UdelaR ubicados en el interior del país.

Porque la historia no solo se trata de hablar de lo que sucedió y visualizar todo en una línea del tiempo. Día a día se escribte una nueva página y UNI Radio lo hace cada vez que se encienden las luces de "aire" en su estudio.




No hay comentarios:

Publicar un comentario